LA PEGARATA  - Sociedad Cultural y Gastronómica Pola de Laviana - Asturias
LA PEGARATA  -  Sociedad Cultural y GastronómicaPola de Laviana - Asturias 

      La Pegarata ha tenido a lo largo de su historia una especial sensibilidad con todo lo relacionado con el escritor lavianés don Armando Palacio Valdés, y esto se ha manifestado mediante la colaboración o en su caso organización de diversos actos de los que no podemos dejar de sentirnos especialmente orgullosos. A continuación, en el cuadro de abajo exponemos de manera resumida y con imágenes las actividades de La Pegarata en homenaje a Palacio Valdés:

Paseo Literario

      En octubre de 2002 la Asociación de Periodistas y Escritores de Turismo en colaboración con La Pegarata organizó un "paseo literario" que resultó un verdadero éxito de participación y que consistió en la lectura de diversos pasajes de “La Aldea Perdida” en sus escenarios naturales, Entralgo, Canzana, Villoria, etc. El acto estuvo envuelto en un ambiente de emotividad y sirvió entre otras cosas para poner de manifiesto la infinita deuda de gratitud que Laviana tiene con el escritor. En él participaron miembros de La Pegarata, periodistas, escritores, una representación institucional del Ayuntamiento de Laviana, y amantes en general de la figura y obra de Don Armando.

Actos de homenaje en Oviedo y Avilés

En su afán por capitalizar o en su caso estar presentes en el año Palaciovaldesiano 2003, la Pegarata organizó en Oviedo, junto con la ASPET, un sencillo y emotivo homenaje al escritor lavianés, mediante una ofrenda floral y la lectura simbólica de alguno de sus pasajes, ante su busto situado en el parque San Francisco de la capital asturiana. Al mismo asistieron miembros de la ASPET y La Pegarata, el Alcalde de Laviana, Marcia Barreñada y el Teniente Alcalde de Oviedo, Jaime Reinares.

         Asimismo e invitados por la Peña Gastronómica del Real Club de Tenis de Avilés, una representación de La Pegarata junto con el Alcalde de Laviana, José Marciano Barreñada Bazán, se desplazó en noviembre de 2003 a la Villa del Adelantado donde Armando Palacio Valdés paso su infancia y juventud. La jornada comenzó con la visita a la casa del escritor en la hermosa calle Rivero y al espléndido teatro de 1920 que lleva su nombre. Posteriormente se realizó una ofrenda floral en el mausoleo donde reposan sus restos. El emotivo acto en el cementerio de La Carriona dio paso a una conferencia en el Real Club de Tenis a cargo del cronista oficial de Avilés, Justo Ureña, quien nos acompañó en todo momento junto con los presidentes de la Peña y del Club de Tenis, Armando Prieto y Francisco Lago y el concejal de educación del Ayuntamiento de Avilés, Román Antonio Álvarez. Por último los actos finalizaron con una comida de hermandad en las instalaciones del Real Club de Tenis, a la que también asistió el Alcalde de Avilés, Santiago Rodríguez Vega

 

José Luis Abellán: El Naturalismo Literario

El catedrático de Filosofía Española de la Universidad Complutensede Madrid y presidente del Ateneo de Madrid, don José Luis Abellán, estuvo en Laviana invitado por la Sociedad Culturaly Gastronómica "La Pegarata". El Profesor Abellán, como heredero de Palacio Valdés en el mismo cargo en el Ateneo madrileño, pronunció una conferencia en el Centro de Interpretación  de Entralgo - Laviana referida a "Palacio Valdés y el naturalismo literario". Esta charla se enmarcó dentro de los actos conmemorativos del 150º aniversario del nacimiento del escritor lavianés. Recogemos a continuación unos pequeños apuntes de su conferencia a modo de recordatorio y agradecimiento por su generosidad para con La Pegaratay en especial para con su amigo Alfredo Huergo, verdadero artífice de su venida: El profesor Abellán disertó rigurosamente sobre el renacimiento de la literatura española pasada la invasión napoleónica, la Década Ominosay la mayor parte del período isabelino. Coinciden todos los escritores de la época en un denominador común: el ejercicio del naturalismo como canon literario. En esa época las relaciones entre positivismo y naturalismo se han hecho firmes, hasta el punto de que puede hablarse sin paliativos de este último como el "positivismo de la literatura", con los problemas filosóficos, religiosos, políticos y doctrinales que ello plantea. La influencia del positivismo se hace más palpable en la cuestión regional, todos los escritores de esa generación (1868) hacen regionalismo, en él se manifiesta la naturaleza por excelencia. Las coordenadas que maneja el filósofo Abellán cobran singular relieve en la novela "La Aldea Perdida", donde Palacio Valdés describe los usos y las costumbres de uno de los paraísos que todavía perduran, o perduraban, mejor dicho, porque el trágico final de la acción anuncia ya y de manera premonitoria la desaparición de ese paraíso. José Luis Abellán en su estudio profundo de esta novela cierra su disertación señalando que ... el mundo campesino de la época preindustrial va a ser suplantado por el mundo de la industria. La belleza del paisaje desaparecerá por la invasión de minería, que, además, impondrá otras costumbres y otros modos de vida. El ambiente rural en que se desarrolla la historia aparece siempre en sus aspectos más agradables y en el marco de un paisaje cuya belleza resalta el autor con adecuados tonos. Para el catedrático madrileño en "La Aldea Perdida" el paisaje es un elemento esencial, no sólo en cuanto que orienta al lector, a manera de guía, en el escenario real donde se sitúan los hechos, sino porque tiene su significado propio en relación con la temática general de la obra. El sentido geográfico y regional se orienta en función de una intencionalidad estética más amplia ... Por último el profesor Abellán, una vez finalizada su conferencia, dijo sentirse muy feliz y emocionado por estar por vez primera en la tierra natal de Palacio Valdés y especialmente ... por ofrecer esta charla en su casona natal, algo cautivador y difícilmente descriptible ...

 

Hermanamiento de Marmolejo (Jaén) y Laviana (Asturias)

Marmolejo es un capítulo aparte en nuestra especial relación con Palacio Valdes. En mayo de 2003, año emblemático en la efeméride del escritor, pues se daba la coincidencia del centenario de la publicación de su novela "La Aldea Perdida" y el ciento cincuenta aniversario de su nacimiento, La Pegarata se desplazó a la hermosa localidad jiennense de Marmolejo, situada a la sombra de las estribaciones de Sierra Morena y al lado del Guadalquivir, con la intención de contactar con su Corporación; el fin, hermanar esta ciudad con Laviana dadas las largas temporadas que don Armando pasó allí en su famoso balneario y donde desarrollo una de sus novelas más brillantes "La Hermana San Sulpicio". ¿Que mejor homenaje que dos ciudades se hermanen por su vinculación con un escritor? Y en esa villa andaluza envuelta en huerta y aires serranos, pudimos comprobar el sentimiento de pertenencia y simpatía que los marmolejeños tienen hacia el escritor lavianés. En el encuentro con miembros de la Corporación municipal de Marmolejo se rindió un homenaje sencillo pero emocionado al escritor asturiano. La teniente de alcalde Isabel Godoy, todo hospitalidad y entrega desinteresada hacia la embajada lavianesa, dijo unas palabras sinceras y llenas de entusiasmo: Marmolejo debe a don Armando la primera descripción literaria de su balneario y de la facultad curativa de sus aguas. El acto protocolario en el salón de plenos del Ayuntamiento de Marmolejo, finalizó con un intercambio de presentes, quedando patente el interés por la propuesta de hermanamiento. Seguidamente la comitiva se dirigió al restaurante del balneario, donde fue agasajada con una comida de hermandad y en donde la directora del complejo hostelero, María Jesús Peralta, demostró su profesionalidad. En la sobremesa, la teniente de alcalde Isabel Godoy, y la concejala de Asuntos Sociales Teresa Moreno, junto con los miembros de La Pegarata leyeron varios pasajes de "La Aldea Perdida" como un reconocimiento de Marmolejo y Laviana hacia el novelista amigo. Consecuencia de aquél encuentro lleno de atenciones, La Pegarata inició diversas gestiones ante el Ayuntamiento de Laviana, que contaron en todo momento con la especial ayuda del Alcalde de Laviana, José Marciano Barreñada Bazán, y así el 4 de octubre de 2003, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Laviana, con la presencia de la Corporación lavianesa y una representación del Ayuntamiento de Marmolejo, su Alcalde, José Cristóbal Relaño Cachinero, y el concejal de cultura Carlos Sevilla, tuvo lugar el acto solemne de hermanamiento con la lectura y firma del Protocolo de Hermanamiento.

Palacio Valdés y la gastronomía

Jornadas Gastronómicas "La Aldea Perdida"

Otro evento más que La Pegarata puso en marcha en el año 2003 para contribuir al recuerdo del escritor lavianés en el año Palaciovaldesiano por excelencia, fue el diseño y organización de las jornadas gastronómicas "La Aldea Perdida" que se han venido celebrando el primer fin de semana de octubre.

        El menú, basado en sus textos, es un homenaje a la gastronomía de una época basada en la subsistencia, una época labriega y rústica, de penuria y entereza, severidad y convicción.

        El mantenimiento de las jornadas depende evidentemente de la hostelería local; desde La Pegarata creemos que su consolidación, ayudaría sin duda al atractivo turístico de la zona, introduciendo si así se considera preciso, las variaciones, o en su caso, un nuevo diseño del menú a presentar.

        ... Comieron el capón asado, las truchas salmonadas, las olorosas judías con morcilla y lacón, la rica empanada de anguilas, todo aderezado y servido por las manos primorosas de doña Robustiana, a quien servía en esta ocasión de azafata la vivaracha Flora. Bebieron el espeso vino de Toro, traído en odres desde Castilla, a través de las montañas que separan a esta región de las Asturias, por el propio Martiñán, que ahora lo servía loando sin cesar su pureza y sus virtudes. Bebieron aún con más placer la sidra de la pomarada de don Félix ...

La Aldea Perdida - 1903 - Armando Palacio Valdés