LA PEGARATA  - Sociedad Cultural y Gastronómica Pola de Laviana - Asturias
LA PEGARATA  -  Sociedad Cultural y GastronómicaPola de Laviana - Asturias 

 

Esta primera publicación que la Sociedad Cultural y Gastronómica La Pegarata editó en 2001 (I Cuaderno de Gastronomía) esta dedicada como no podía ser de otra manera a "la pegarata", elaboración culinaria que nos da nombre.

 

El escritor José Antonio Fidalgo Sánchez con su habitual magisterio la definió de la siguiente manera: ... en su esencia de tradición, se reduce a una empanada, hogaza u hornazo (no se olvide que por tierras salmantinas el hornazo es consustancial con el llamado lunes de aguas o lunes de Pascua) bien provisto en su interior con un complemento cárnico y de huevos cocidos. Pero aún hay más, es también obsequio de padrinazgo, regalo que los padrinos dan a sus ahijados el domingo de Pascua  en respuesta a la palma o al ramo de laurel que estos entregaron a aquellos en la celebración del domingo de Ramos ...

 

El libro recoge diversos trabajos sobre "la pegarata", su origen y elaboraciones, así como la importancia que desde el punto de vista turístico tiene la recuperación de la gastronomía histórica. En tal sentido José Manuel Vilabella escribe que "la pegarata": …representa el hartazgo de una época, es el otro lado de las tribulaciones del hambre y su estudio tiene el valor del fósil o del viejo documento…

 

Colaboraron: Avelino Mallo, Carlos Cuesta, Albino Suárez, Víctor Mayo, Alejandro Fernández Suárez, Rafael Díaz-Faes Alonso, Ángel Fidalgo, Víctor Alperi, Emilio Serrano Quesada, José Manuel Vilabella, Atanasio Arrieta Illumbe, César Álvarez, José Antonio Fidal Sánchez, Ángel Piedra, Fernando María Rodríguez Pandiella.

 

 

 

 

En el año 2003 la Sociedad Cultural y Gastronómica LA PEGARATA edita su segundo trabajo literario (II Cuaderno de gastronomía) coincidiendo con el centenario de la publicación de la novela “La Aldea Perdida” de Armando Palacio Valdés y el ciento cincuenta aniversario de su nacimiento.

En el libro se recogen exhaustivas recopilaciones de los pasajes en los que el escritor lavianés se adentra en los hábitos alimenticios de su época, especialmente en su “Arcadia” querida, y lo hace como escribe Francisco Monge Calleja, …de forma resumida, elegante, primorosa…

Pero en el libro también se indaga sobre el asturianismo de Palacio Valdés, o sobre el apego a su terruño, como cuando cuatro años antes de su muerte don Armando escribe en un folleto breve con motivo de los festejos de la Virgen del Otero: …porque yo, bien mirado, no soy más que un paisanín de Laviana…; o sobre el carácter ecologista de sus escritos como muy bien señala César Álvarez: …”La Aldea Perdida” es un libro emblemático de Asturias, y de manera especial de la Asturias que defiende su privilegiado entorno natural de valles y de montañas, de ríos y de bosques…, aspecto que constituye en nuestros días una demanda cultural mundial…   

Colaboraron: José Antonio Ovies, Ignacio Gracia Noriega, José Luis Campal Fernández, Carlos Cuesta, Alejandro Pastín, Víctor Alperi, José Manuel Vilabella, César Álvarez, Efraín Canella Gutiérrez, Esteban Greciet, Luis Díez Tejón, José Antonio Fidalgo Sánchez, Francisco Monge Calleja y Fernando María Rodríguez Pandiella.

 

En el año 2005 ve la luz el III Cuaderno de Gastonomía editado por la Sociedad Cultural y Gastonómica La Pegarata. En él se publican recetas de diseño y tradicionales, firmadas por Alejandro Fernández, socio de La Pegarata; por los restaurantes Casa Fermín de Oviedo; Casa Zulima de Caleao; Casa Sole de Gobezanes y Consuelo Campal de Riobar …; el libro nos da una lección magistral de la mano de nuestro Socio Especial Colaborador, Ceferino Cimadevilla, Presidente de la Asociación de Sumilleres de Asturias, cuando escribe sobre la necesaria armonía entre lo que se bebe y se come, para que las sensaciones percibidas se superpongan y no se neutralicen; el libro es información privilegiada de expertos grastrónomos como José Antonio Fidalgo o Ignacio Sánchez Vicente; el libro caza recuerdos de la mano de Luis Mayo sobre personajes entrañables relacionados con el mundo de la caza en el Alto Nalón; el libro es prosa poética en la pluma de Ceferino Montañés, cuando nos dice que …la caza nos vuelve el alma del revés para ofrecernos un espejo donde mirarnos en las aguas profundas de nuestro pasado. Para recordarnos que nosotros nunca hemos perdido el instinto de cazar...; el libro es curiosidad literaria al descubrir de la mano de José Luis Campal a San Huberto, patrono de los cazadores, al que el dramaturgo asturiano Alejandro Casona dedicó una oración; el libro es historia gracias a César Álvarez; Francisco Monge nos recuerda con su buen hacer cómo caza y medio ambiente son aspectos que se complementan, que están íntimamente unidos y Víctor Alperi de modo bibliográfico nos certifica que …la caza es cosa misteriosa y sagrada…

 

Colaboraron: Ceferino Cimadevilla, Luis Fernández Mayo, Ignacio Sánchez Vicente, Francisco Monge Calleja, César Álvarez, Carlos Cuesta, Vicente González de Cangas, María Jesús López Diego, Víctor Alperi, José Luis Campal, José Antonio Fidalgo, Domingo Cadenas, Ceferino Montañés, Fernando Pandiella y Marcia Barreñada.

 

 

 

 La Pegarata quiso contribuir con esta publicación realizada en el 2012 por especialistas, a la puesta en marcha de un proyecto más ambicioso en el tiempo, que vaya recuperando, paso a paso, retazos de nuestra historia inveterada, huyendo de cualquier atisbo de oportunismo, dada la creciente pujanza del Camino de Santiago en la actualidad.

Retazos como el que nos deja Rosa del Carmen Alvarez Campal cuando escribe <...Lo que podemos acotar, para resumir esta cuestión sobre el territorio qe se contenía en la antigua Flaviana, a la espera de que se inicien otros estudios más profundos, es que por Flaviana, entre los siglos IX al XII, se pudo entender un valle con unos asentamientos humanos que se situaban entre la margen izquierda del Nalón, desde Peña Falconera hasta el actual Carrio y, por su orilla derecha, desde el Miraoriu hasta Tiraña. Destacando que la densidad poblacional en las villas que actualmente pertenecen a las parroquias de El Condado y Lorío fueron superiores al resto de las situadas en Flaviana. Tendencia que se mantendrá hasta muy entrado el siglo XX donde se producirá una inversión de los datos al entrar en escena la industrialización del concejo.>

Se trata pues, tal y como escriben María Álvarez Fernández y Juan Ignacio Ruiz de la Peña Solar de que <...fieles a la idea originaria de reivindicar la historia medieval del Valle del Nalón y su patrinomio artístico, estas líneas podrán servir de aliciente para estudios posteriores más exhaustivos y pormenorizados que el nuestro>.

Pero fundamentalmente en esta ocasión queremos desde La Pegarata el reconocimiento definitivo de la ruta del Camino de Santiago a través del Valle del Nalón. Citemos nuevamente a María Álvarez Fernández y Juan Ignacio Ruiz de la Peña Solar: <¿Cuál es la particularidad de esta tierra a los largo de los siglos medievales? Sn duda, el protagonismo adquirido por la ruta de peregrinacion que, a su paso por el valle, enlazaba la meseta castellana con la capital asturiana. Nuestra modesta aportación consistirá, pues, en la delineación de un itinerario histórico de la que fue una de las rutas de peregrinación -no la más importante ni la única, pero sí de cierta relevancia- que, desde tierras leonesas y siguiendo el curso del Nalón desde su mismo nacimiento, tendrá como punto final la civitas ovetense.>

 

Colaboran: José Luis Galán González, Juan Ignacio Ruiz de la Peña Solar, María Álvarez Fernández, Rosa del Carmen Álvarez Campal, José Ramón Gómez Echevarría, Luis Benito García Álvarez, Xuan F. Bas Costales, José Luis Sánchez Díaz, Carlos Cuesta Calleja, Fernando María Rodríguez Pandiella y Alberto Begega Álvarez.